10 consejos para evitar la retención de líquidos

La retención de líquidos es la consecuencia de la acumulación de líquido en los tejidos de nuestro cuerpo y es uno de los principales problemas de salud y estéticos que padecen las mujeres. Las causas de este trastorno es multifactorial y es causado por: el sobrepeso, la mala alimentación, un estilo de vida sedentario, el estrés; por épocas de desajustes hormonales como la menstruación, el embarazo y la menopausia; una dieta con escasez de agua y exceso de sal, y problemas de circulación.

Detrás de una severa retención de líquidos puede esconderse un problema de salud por lo que siempre aconsejamos que acudáis a un médico y expliquéis vuestro caso personal. Desde Infinity Clinic queremos ayudaros a paliar este trastorno metabólico con un decálogo de consejos:

1- Haz ejercicio: Si no tienes tiempo para ir al gimnasio siempre puedes empezar por andar 30 minutos al día. Es fundamental hacer cualquier movimiento que involucre a las piernas como natación, spinning, running, baile, etcétera

2- Bebe ocho vasos de agua  al día: Uno de los principales motivos de porqué nuestro organismo retiene líquidos es como método preventivo ante la escasez de agua que bebemos. Si el organismo se siente hidratado, dejará que los líquidos retenidos sean eliminados. Si no eres muy fan del agua puedes sustituirlo por zumos natural de frutas sin azúcar añadido o infusiones.

3- Controla el consumo de sal y azúcar, presentes en productos tan cotidianos y sabrosos como los embutidos, palomitas, salsas, quesos, postres, comida rápida o golosinas. Puedes sustituir el consumo de sal por hierbas aromáticas y condimentos.

4- Lleva una dieta equilibrada con cinco comidas al día que incluya frutas y verduras, hidratos de carbono bajos en sodio y proteínas como la carne y el pescado ya que tras su ingesta ayuda a eliminar líquidos. Una forma de equilibrar el consumo de sodio es comer alimentos ricos en potasio como los plátanos, el melón y la sandía; además de verduras como las alcachofas, o la calabaza. Evita también el consumo de bebidas gaseosas, de café y de harinas refinadas.

5- Descansa correctamente para prevenir la retención de líquidos, en especial si se producen en las piernas. Si puedes, colócate un almohadón en las piernas para elevarlas mientras estás tumbado en el sofá o en la cama para facilitar la circulación.

6- Evita prendas ajustadas ya que dificultan la circulación. Sustituye los pantalones pitillos y leggins por prendas más anchas o faldas.

7-Termina las duchas con un chorro de agua fría para reactivar la circulación.

8-Hazte masajes en sentido ascendente desde los tobillos hasta los brazos para ayudar también a drenar correctamente la circulación, para ello utiliza cremas con efecto vascular.

9- Toma hierbas diuréticas que facilitan la expulsión de toxinas como el té verde, el diente de león o la cola de caballo e inclúyelas en tu dieta. Puedes hacerte una infusión en ayunas con alguna de estas hierbas o tomarte comprimidos preparados con estas plantas.

10- Estira las piernas. Si por motivos de trabajo pasas mucho tiempo sentado en la silla, acostúmbrate a levantarte cada hora y estirar las piernas dando una pequeña caminata, si te resulta imposible escaparte de tu escritorio mueve los dedos de los pies hacia arriba y hacia abajo, para que los músculos de las piernas ejerzan una acción de bombeo.

Anuncios

Mantén tu piel joven comiendo fruta

Cuántas veces nos olvidamos de comer varias piezas de fruta al día, rutina que recomiendan todos los expertos en nutrición. ¿Razones? Bien por pereza, bien porque nos sentimos llenos al final de la comida o porque no acabamos de encontrar una que nos guste del todo…

Lo cierto es que comer fruta es fundamental para cuidar nuestro organismo y también nuestra piel pues algunas de ellas tienen potentes componentes antioxidantes y efectos anti edad. En el siguiente post os vamos a dar razones de peso para que integréis este grupo de alimentos a vuestra dieta, como veréis, algunas frutas contienen varios tipos de vitaminas…¡Elige la que más te guste! Y la que no…¡Haz una mascarilla con ella, tu piel te lo agradecerá!

Mascarilla de frutas

Mascarilla de frutas

Vitamina A: Este nutriente es fundamental para el crecimiento y el buen desarrollo de los huesos, piel, uñas y cabello; además potencia nuestro sistema inmunológico previniendo enfermedades respiratorias y ayudando en la regeneración de los tejidos infectados. Las frutas con mayor contenido de Vitamina A son los melocotones, el melón, albaricoque, la granada, cerezas, papaya, mango, caqui, mandarina, naranja y plátano.

Vitamina B: Ésta ayuda a combatir las arrugas y la podemos encontrar en gran cantidad en el aguacate y en menor medida en las manzanas, plátanos, melones, sandías, frambuesas, moras, naranjas, mangos y uvas, entre otras.

Vitamina C: La concentración de esta vitamina es mucho superior en las frutas y hortalizas en comparación con otros grupos de alimentos. La Vitamina C ayuda a la producción de colágeno,  el secreto de una piel joven, así es que no la puedes dejar de lado.

Os recordamos que el colágeno es una proteína presente en nuestro organismo que nos ayuda a luchar contra el envejecimiento y a mantener la elasticidad y la fortaleza no solo de nuestra piel sino también de nuestros músculos, ligamentos y tendones. Comer alimentos ricos en vitamina C potencia la creación de esta proteína que retrasa los efectos de la edad. Como valencianos, os recomendamos el consumo de naranjas o mandarinas –en zumo… ¡Qué rico!- pero también podéis encontrar este nutriente  y en gran cantidad, en las fresas, kiwis o limones.

Vitamina E: Este nutriente ayuda a regenerar la piel y a combatir las arrugas. El contenido de este nutriente en las frutas es bajo en comparación con el que podemos encontrar en verduras como la espinaca, pimiento, espárrago, tomate o calabaza. Aún así la puedes encontrar en frutas en los melocotones en conserva, aguacates, kiwis, frutas de la pasión, papaya y mangos.
Aunque no es una fruta, contaros que comer chocolate negro –al menos con un 70% de cacao- da luminosidad en la piel, eso sí, contrólate porque es bastante calórico.

Vitamina K: ayuda en el proceso de coagulación de la sangre y es fundamental para el mantenimiento de unos huesos fuertes. Esta vitamina se encuentra en gran medida en frutas como el kiwi, ciruelas, aguacate, arándanos, peras, uva, higos y melocotones; y en menor medida en las bananas, cerezas, limones y guayabas.

Esperamos infinities que a partir de hoy integréis la fruta es vuestros menús diarios. Nosotros vamos a hacernos un zumo de varias frutas para merendar… ¿Te animas?

8 cosas que deberías saber sobre el bótox

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el bótox te lo vamos a intentar contar en este post. Recientemente hemos visto en la prensa cómo el rostro de actrices como Renée Zellweger o Uma Thurman han cambiado radicalmente y erróneamente se ha explicado desde algunos medios de comunicación que es porque han abusado del botóx, cuando realmente se han sometido a diferentes operaciones de cirugía estética, inyectado silicona o rellenos, además de implantes para obtener esos resultados tan radicales. Hay que destacar que los efectos del bótox son temporales y apenas duran seis meses desde su infiltración. Estas continuas confusiones nos han llevado a redactar este post que esperamos que os sea de ayuda para destapar falsos mitos respecto a su aplicación estética.

¿Qué es el bótox?

El bótox o toxina botulínica es una toxina que tiene la capacidad de producir parálisis muscular temporal y que se produce para el tratamiento de algunas enfermedades neurológicas como la migraña, la parálisis facial o el estrabismo, entre otras. A partir de su aprobación en 2004 en España se utiliza para su uso cosmético, en dosis muy pequeñas y principalmente para el tratamiento de las arrugas de expresión o la sudoración severa de las axilas. El nombre de bótox hace referencia a la primera marca que comercializó esta toxina.

¿Cómo actúa?

La técnica, empleada por un médico especialista, consiste en la inyección de la toxina mediante una aguja extrafina en el músculo que se desea tratar para que las arrugas de la zona desaparezcan. Se utiliza en la franja del entrecejo, en la frente, el contorno de los ojos o en las comisuras de los labios. Las infiltraciones son prácticamente indoloras pero para las personas más sensibles al dolor se aplica una crema anestésica antes de realizar la infiltración.

Repetimos la importancia de que este tratamiento sea realizado por un médico especialista en medicina estética que valorará la situación del paciente, ya que si se pincha en el músculo equivocado o una dosis inapropiada puede generar una expresión artificial y no deseada.

¿Cuánto dura el tratamiento?

Aproximadamente media hora. Una vez finalizado el tratamiento hay que tener ciertas precauciones como por ejemplo no restregarse la zona tratada o tumbarse durante las cuatro horas posteriores a la aplicación para evitar que el producto se difunda hacia zonas no deseadas. Tampoco es aconsejable hacer deporte el mismo día de la infiltración o ir a una sauna.

¿Cuánto tiempo duran los efectos?

Los efectos de las infiltraciones suelen durar aproximadamente seis meses y empiezan a apreciarse los efectos a partir del cuarto día.

¿Qué ventajas tiene?

Es un tratamiento temporal y muy efectivo para borrar las arrugas de nuestro rostro, evita pasar por cirugía, es prácticamente indoloro, se puede realizar en cualquier época del año, apenas tiene contraindicaciones y no suele producir efectos adversos.

¿Tiene efectos secundarios?

Como decíamos no son frecuentes, pero suelen incluir síntomas similares a los de una gripe como el dolor de cabeza un día o dos después de la inyección, y malestar estomacal. Las infiltraciones en el rostro también pueden causar una caída temporal de los párpados. Otro efecto indeseable puede ser una asimetría de la cara por eso es fundamental que la práctica sea realizada por un médico cualificado.

¿Tiene contraindicaciones?

No se debe utilizar botox durante el embarazo o la lactancia, y durante la ingesta de antibióticos aminoglucósidos (para tratar infecciones).

¿A qué edades es recomendable utilizar esta técnica?

No hay una edad mínima para someterse a este tratamiento. Si es por cuestiones estéticas el mejor momento para su uso es cuando empiezan a aparecer las primera líneas de expresión, generalmente a partir de los 35 años.

Alimentos prohibidos para adelgazar

Cada mes surgen dietas y rutinas nuevas para perder peso, y aunque nada que comas una vez al año puede hacerte daño hemos intentado confeccionar una lista con los alimentos que deberías evitar si quieres perder peso.

Comer sanoSiempre recalcamos que hay que comer cinco veces al día y que saltarse una comida para adelgazar es un grave error pues conseguiremos el efecto contrario ya que acabaremos comiendo de manera descontrolada durante la siguiente comida por el hambre, además de que es perjudicial para nuestra salud, por lo que te recomendamos que te ayudes de un especialista que guíe tu día a día hasta que consigas el peso deseado.

Asimismo si quieres quitarte algún kilito de más te aconsejamos que hagas 30 minutos de ejercicio diario, pues es el complemento que nunca falla y que te aportará energía extra.

Azúcares

El azúcar realmente sólo aporta 4 calorías por gramos, el problema es que se absorbe rápidamente por el organismo al ser un carbohidrato sencillo. También está presente en alimentos como galletas, dulces, bebidas gaseosas, leche condensada, helados, mermeladas, golosinas, frutas en conserva…

Te aconsejamos que sustituyas el azúcar por la stevia y la sucralosa y que revises siempre los ingredientes de los productos que consumas.

Larga vida al pan

Es un grave error pensar que el pan engorda, los nutricionistas se han cansado de desmentir esta antigua creencia, pues lo que te hace ganar peso es la salsita que mojas con el sabroso pan. Por supuesto que tiene aporte calórico- sobre todo el de molde-, pues está hecho de cereales, pero si cuidamos el acompañamiento no corremos ningún peligro. Apuesta por el pan de cereales o el integral.

Frutos secos artificiales

Pipas barbacoa, cacahuetes con miel, patata fritas a la vinagreta, nachos, cortezas… Sabemos que entiendes a qué productos nos referimos, son aquéllos que cuando empiezas no puedes parar de comerlos hasta que te terminas la bolsa. Pues que sepas que la mayoría tienen más de 500 de calorías por 100 gramos. Apuesta por frutos secos naturales como los pistachos, nueces, pasas, aceitunas, avellanas o almendras.

‘Fritangas’

Huye de los fritos, empanados y rebozados pues tienen un aumento excesivo de calorías y cocina a la plancha,  al vapor, a la parrilla o al horno. Por una temporada di adiós  a los nuggets, croquetas, palitos de queso, carne empanada…sí sabemos que está delicioso, pero quien algo quiere, algo le cuesta, ¿no?

Precocinados

Pizzas, lasañas, canelones, pasta, pan…cinco minutos al mircroondas, ¡y listo! Te suena, ¿verdad? Es muy cómodo tener la comida hecha en tan poco tiempo, pero tienes que saber que la comida precocinada tiene un aporte calórico muy superior que en su formato tradicional. Si quieres perder peso te aconsejamos que aprendas a cocinar y huyas de este tipo de productos. 

Alcohol

El alcohol aporta una gran cantidad de calorías vacías y contiene grandes dosis de azúcares. Aunque recomendamos no beber alcohol diariamente, si tienes que hacerlo apuesta por el vino tinto o por una cerveza, e intercálalo con agua. A ser posible hay que beber ocho vasos al día fuera de las comidas.

Grasas saturadas

Como los embutidos y derivados cárnicos como la panceta, foie gras o longanizas; quesos curados, fiambres, mantequilla, salsas elaboradas, jamón, carne de cerdo y cordero, yema de huevo, pasteles, dulces y crustáceos. 

Carbohidratos

Evitar los carbohidratos refinados, es decir, los productos en base a harinas blancas, y sustituirlos por carbohidratos integrales como las pastas integrales, el arroz integral, pan y galletas integrales.

Algunas frutas

Hay algunas frutas como los plátanos y las uvas que tienen muchas más calorías y que por ello las debería de evitar al principio de la dieta y sustituirlas por las manzanas, peras, mandarinas, naranjas, melón, sandía, kiwis…

El mito del agua

Seguro que has oído entre tus amigos y conocidos que beber agua durante las comidas engorda y que mejor hacerlo fuera de ellas, pues bien, este rumor es totalmente falso, el agua es un alimento acalórico, es decir, no aporta calorías. Asimismo, si bebes agua justo antes de comer aumentas la sensación de saciedad y comerás menos.

Uno de los objetivos de las dietas, además de perder peso, es el de aprender a comer bien y saber qué alimentos son más beneficiosos para nuestro organismo. En este sentido aconsejamos no abusar de la sal y sustituirlo por orégano o eneldo; no tomar más de dos cucharaditas de aceite de oliva, ya que es un producto muy calórico aunque muy sano; y consumir verduras diariamente, ya sea en ensaladas, revueltos o acompañamientos

Hay que comer bien los 365 días del año, no sólo antes del verano o de un acontecimiento importante. Asimismo si has seguido mil dietas y no consigues adelgazar, puede tener su origen en el consumo de alimentos que nuestro cuerpo no tolera por lo que te recomendamos que te realices un Test de Intolerancia Alimentaria.