Consejos para tomar el sol de forma saludable

Durante el invierno soñamos muchas veces con la llegada del verano, del sol y de poder disfrutar de un largo día de playa. Pero ahora que ya está aquí debemos de tener ciertas precauciones para no convertir al astro reinante en nuestro peor enemigo.

Como sabéis, el sol es fuente de vida, de Vitamina C y genera endorfinas pero exponernos a su calor de forma excesiva, en ciertas horas y con una mala protección puede provocar en nuestra piel la aparición de un carcinoma basocelular o de un melanoma, es decir, cáncer de piel.

Es importante saber que la piel tiene memoria y la suma de todos los rayos UV y UVA que absorbe nuestra dermis a lo largo de nuestra vida tiene consecuencias, a corto plazo la aparición de quemaduras solares, y a largo plazo de arrugas, manchas y las citadas lesiones cancerígenas.

Por mucho que nos guste lucir morenos porque pensamos que nos favorece, deberíamos de tener en cuenta que no existe el bronceado saludable, ya que ese colorcito que coge nuestra piel tras exponernos al sol es la respuesta de la dermis ante los rayos ultravioletas, es su mecanismo de defensa, su manera de decirnos que está sufriendo. Por ello, hay que evitar la horas de radiación más fuerte, de 12 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

Una manera de preparar nuestra piel a la exposición de los rayos UV es tomar el sol de forma progresiva, empezando por 10 minutos aproximadamente e ir aumentando cada día otros 10 minutos, repitiendo esta rutina durante 10 días. Pensad en lo agresivo que puede resultar para nuestra piel estar meses protegida por la ropa invernal y de repente someterse a una jornada de varias horas bajo un sol abrasador y en muchas ocasiones hasta sin protección solar porque nos decimos “va, este sol pre-verano no quema, hace brisita,  y si me pongo crema no me pondré moreno”. ¿Os suena verdad? Y seguramente también os resulte familiar las consecuencias: vuestra piel blanca se convierte en fucsia. Es decir, os habéis pegado una buena quemada.

Creo que nos ha quedado claro que hay que cuidarnos y proteger nuestra piel con un buen protector solar. El número del factor que utilicemos es la cantidad de minutos que nos protege del sol, es decir, si utilizas un factor 50, el protector te protege 50 minutos del sol.

Los dermatólogos aconsejan que si tienes la piel blanca necesitas un factor 50 o de pantalla total, si tienes un cutis normal y te sueles broncear con facilidad necesitas un protector alrededor de 50, y para aquellas personas con pieles oscuras, entre 30 y 50. El protector hay que ponérselo por toda la piel 45 minutos antes de exponernos al sol y repetir la dosis cada hora y sobre todo después de habernos bañado o sudado. Hay que señalar que la opción más saludable para nuestro cuerpo es usar un autobronceado y evitar las exposiciones solares para ponernos morenos.

Es importante también tomar el sol con la piel limpia, hidratada y sin maquillaje y no utilizar ningún producto que tenga alcohol como perfume o desodorante ya que pueden producir manchas oscuras en la piel. Si tomas anticonceptivos o antiinflamatorios, ten todavía más precaución porque son medicamentos fotosensibles y pueden ocasionar la aparición de manchas en la piel.

Woman at poolside

Como medida complementaria aconsejamos usar un sombrero que dé sombra a todo el rostro y gafas de sol, utilizar un producto para el cabello con filtro solar y barras de labios fotoprotectoras y no ir nunca a la playa sin una sombrilla para cobijarnos cada cierto tiempo y sin una botella de agua que nos ayude a compensar la pérdida de líquidos en la exposición solar.

Después de tomar el sol nuestra piel está muy sensible y agradecerá que te tomes una ducha  sin usar jabones muy agresivos o con alcohol. Y no te olvides de hidratarte bien todo el cuerpo con una crema hidratante o after sun con aloe vera.

También es muy importante la alimentación, como hemos perdido mucho líquido durante la sesión solar, tu cuerpo necesitará la ingesta de líquidos: frutas, verduras, cereales y mucha agua, ya que contienen fibra y antioxidantes.

Por último, para aumentar la prevención, si eres una persona con muchas pecas te recomendamos que visites a un dermatólogo una vez por año.

¡Cuida tu piel! Sólo tienes una…

http://www.infinityclinic.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s