radicales libres

¿Qué son los radicales libres?

El organismo humano vive una batalla constante entre antioxidantes y radicales libres. Seguro que has oído hablar de estos últimos y es que no sólo son culpables del envejecimiento celular sino que además son capaces de aumentar la aparición de enfermedades como el cáncer,  el Párkinson o el Alzheimer.

radicales libres

Sin profundizar en conocimientos químicos, os recordamos que el cuerpo humano está formado por células que se dividen en moléculas, y éstas a su vez se en átomos que se unen entre sí por enlaces químicos. El átomo posee protones y electrones, que se cargan positiva y negativamente, respectivamente, y que giran alrededor del átomo. Estos átomos se unen con otros de su especie para conseguir la máxima estabilidad. Durante este emparejamiento, si queda algún electrón ‘soltero’ se forma el radical libre, que se caracteriza por su inestabilidad y una  ‘obsesión’ por encontrar un electrón con quién formar pareja y lograr su estabilidad. En su afán por conseguir su objetivo puede robar un electrón a otra molécula quedando ésta inestable e impar, por lo que se convertirá a su vez en otro radical libre. Este comportamiento se multiplica hasta que los radicales se hacen con una célula viva, provocando una reacción en cadena que puede ser indefinida si los antioxidantes no intervienen.

¿De dónde provienen los radicales libres?

El propio organismo genera radicales libres en procesos como el metabolismo de los alimentos, la respiración o en el ataque del sistema inmune a virus y bacterias, por lo que no todos son ‘malos’, pero si no hay un control, un equilibro, las células pueden ser dañadas. Los radicales libres son sustancias químicas muy reactivas que introducen oxígeno en las células produciendo su oxidación, de ahí que envejezcan, pero también alteraciones en el ADN.

Los radicales libres también se originan durante nuestra exposición a elementos del medio ambiente como el tabaco, la radiación solar, la contaminación. También se desarrollan tras la ingesta de alcohol,  de medicamentos y de los aditivos químicos que encontramos en los alimentos procesados y pesticidas, entre otros. Asimismo, también aparecen en nuestro organismo como respuesta a al estrés y a un ejercicio excesivo.

¿Qué daños puede provocar al organismo?

Principalmente, los radicales libres son los culpables del envejecimiento celular. Las personas que están menos expuestas a los factores anteriormente señalados y llevan una alimentación saludable apoyada en los antioxidantes, envejecen más tarde. Los radicales favorecen el envejecimiento cuando quitan un electrón a las células del tejido colágeno de la piel. Como resultado, la piel pierde elasticidad e hidratación y es cuando surgen las arrugas y la flacidez.

Además del envejecimiento, los radicales libres contribuyen  a la aparición de enfermedades como el cáncer, los problemas cardiovasculares, el Alzheimer, la hepatitis, la hipertensión, la artritis reumatoide, el Párkinson, la diabetes y muchas otras.

¿Cómo frenar el crecimiento de radicales libres en el organismo?

Los antioxidantes son los únicos que tienen poder para neutralizar los efectos de los radicales libres en el organismo. Estos los encontramos en minerales como el cobre, el hierro, el zinc, el magnesio y selenio; pero también en la dieta. Por ello, una buena forma de consumir antioxidantes es cuidando la alimentación, que tiene que ser rica en vitaminas A, C y E; y en betacarotenos.

Los alimentos que contienen más antioxidantes son: el ajo, frutos rojos, frutos secos, bayas de goji, aguacate, aceite de oliva, cítricos, tomates, piña, kiwis, pimientos, zanahorias, té verde, cereales, cacao, manzanas, cebollas moradas, soja, tofu, uvas, cerezas y vino tinto.

Ahora que ya sabes qué son los radicales libres y cómo actúan en el organimo esperamos que no sólo cuides tu estilo de vida, sino que además cuides con detalle tu alimentación.

www.infinityclinic.es

Anuncios

Cómo evitar y tratar las agujetas

Durante algunos meses del año como septiembre o año nuevo la gran mayoría recuperamos hábitos y rutinas pre-vacacionales y entre dichas actividades se encuentra volver a hacer deporte (Operación post-verano). Nuestro cuerpo es el primer agradecido en volver a ejercitarse, sin embargo, en algunas ocasiones nos lo dice de una forma un tanto simpática: con agujetas ;).

Por agujetas entendemos el dolor que sentimos en algunos músculos de nuestro cuerpo un tiempo después de haber ejercitado dicha zona con un esfuerzo físico no habitual y de manera reiterada. Suelen aparecer más o menos un día después de la sesión deportiva y las molestias son palpables en algunos casos hasta una semana más tarde.

La comunidad científica aún no ha esclarecido el origen y el porqué de las agujetas, pero la teoría más aceptada –aunque no demostrada- es aquella que sostiene que las punzadas de dolor y la inflamación son la consecuencia de la microrotura de fibras musculares durante la práctica del ejercicio. El dolor será más o menos intenso en función del número de fibras rotas.

A algunas personas este dolor le resulta insufrible y prefieren no entrenar duro para evitar sus molestias posteriores, pero a otras, sin embargo les gusta, ya que para ellos significa que han trabajado duro, que han salido de su zona deportiva de confort y han dado un paso más en su resistencia. Si te sientes más identificado con el primer grupo te aconsejamos que sigas leyendo este post, hemos preparado algunas recomendaciones que han resultado útiles a deportistas para aliviar las molestias y con las que perderás el miedo a ejercitarte al límite, aunque todavía no existe una evidencia científica que las corrobore, te invitamos a que las pruebes y conozcas que es lo que mejor te funciona a ti, ya que cada cuerpo es un mundo.

  • Practicar deporte es buenísimo para la salud, pero de forma controlada y moderada, sino podemos correr el riesgo de lesionarnos o de agotarnos de tal forma que acabemos por aborrecerlo. Si nunca has hecho ejercicio o llevas tiempo sin ejercitarte, tómatelo con tiempo. Habla con un profesional del sector para que te elabore una rutina mensual con ejercicios que puedas llevar a cabo según tu preparación y cuando tus músculos se estén adaptando, poco a poco ve aumentando la intensidad del esfuerzo.
  • Antes de realizar cualquier ejercicio es fundamental que calientes y estires todos los músculos de tu cuerpo. Estira durante aproximadamente 10 minutos en los podrás notar cómo el corazón late más rápido para incrementar la circulación de oxígeno y los músculos se relajan para absorberlo. Estos estiramientos te ayudarán también para evitar posibles lesiones.
  • La solución posterior al ejercicio más inmediata para evitar las agujetas es la ingesta de antiflamatorios como el Ibuprofeno.
  • El masaje deportivo puede ayudarte a aliviar las punzadas de dolor tras una sesión intensa de deporte. Considéralo y prueba si te funciona.
  • Ducharte con agua fría o la presión con hielo sobre la zona en la que te has ejercitado más duro te ayudará a aliviar las posibles molestias de las agujetas. Recuerda que el frío tiene un poder analgésico.
  • Descansar y relajar los músculos durante unos días ayudará a no sobrecargar la zona inflamada.
  • Practicar pilates o realizar estiramientos después de la práctica de ejercicio ayuda a muchos deportistas a limitar las punzadas de dolor te las agujetas.
  • Muchos deportistas de élite y runners utilizan geles con efecto frío después de realizar deporte para ayudar a relajar la musculatura tras el esfuerzo. Existen diferentes marcas y laboratorios.
  • Durante la práctica del ejercicio no te olvides de hidratarte bien. A lo que sumamos una alimentación saludable que te aporte la energía necesaria para llevar a cabo el ejercicio. Cuidado con la combinación de dietas poco calóricas y las sesiones intensas de deporte.

Esperamos haberos ayudado a enfrentaros a la ‘vuelta al gym’ con más ganas. Márcate objetivos realistas y prémiate cuando lo consigas. Recuerda que el éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día.

www.infinityclinic.es

Cómo eliminar las bolsas de los ojos

Ocho de la mañana, suena el despertador. Te levantas a duras penas, vas al baño, te lavas la cara…y tus ojos no parecen querer despertarse. Ahí están, rodeados de una hinchazón fea y nada favorecedora que te da un aspecto aún más cansado de lo que ya te encuentras, incluso aparentas más edad de la que indica tu DNI.

¿Padeces de ojeras o bolsas en el contorno de los ojos? Muchos estamos en ese club 😉 Por ello en este post vamos a compartir con vosotros algunos consejos que nos funcionan cuando nos levantamos con mala cara y ese día tenemos que estar lo más presentables posibles.

Dormir ocho horas diarias: Muchas veces el secreto para estar más guapos se esconde en los detalles más cotidianos. Es imprescindible para nuestra salud física y mental descansar bien y dormir ocho horas seguidas. Cuando te sientes bien, se refleja en el exterior. Si tienes problemas para conciliar el sueño puedes probar a hacer ejercicio para cansar el cuerpo, practicar sexo antes de dormir, no abusar de las bebidas excitantes como el café durante el día, no acostarte con el estómago lleno, leer un libro o desconectar de los problemas que nos alteran.

Mascarillas naturales: Si acostumbras a tener ojeras y además en la zona del contorno de ojos están apareciendo las primeras arrugas te aconsejamos que te apliques regularmente una mascarilla con pulpa de aguacate, fresa o kiwi. Estas frutas tienen propiedades regenerativas, descongestionantes y antioxidantes por lo que te ayudarán a borrar los primeros síntomas de envejecimiento y a reducir la hinchazón de tu mirada.

Pepino, tu fiel amigo: Si por el contrario tu problema principal son las bolsas puedes recurrir a algunos de los consejos que te daba tu abuela y que en la práctica son los más efectivos, como por ejemplo, cortar dos rodajas de pepino y colocártelas sobre los párpados durante aproximadamente 20 minutos. Después de este tiempo notarás cómo la hinchazón de alrededor de tus ojos ha desaparecido y que tu rostro luce más descansado y juvenil. Puedes colocarte también dos bolsitas de té heladas sobre los ojos durante 10 minutos.

Cucharas frías: Seguro que te sorprende, pero funciona. Coge dos cucharas de metal, mételas en el congelador y cuando estén frías colócatelas por el lado redondeando sobre los ojos hasta que se calientes. Su efecto descongestionador lo notarás a los pocos minutos.

Infusiones frías: Para reducir las bolsas de tus ojos prepara una infusión de manzanilla o menta, déjala enfriar preferiblemente en la nevera y cuando lo necesites aplícatelo en los ojos con un algodón y realizando un suave masaje en la zona. Estas hierbas tienen efectos antiinflamatorios y se usa para descongestionar los ojos desde la época de los romanos.

Hidratante específica: El contorno de los ojos requiere unos cuidados especiales ya que la piel de esa zona es mucho más sensible y fina que la del resto del rostro, por ello hay que aplicar una crema hidratante específica para la zona. Para rebajar la hinchazón de alrededor de los ojos guarda la crema en la nevera, el frío ayudará a reducir la bolsa ya que activa la circulación sanguínea en la zona.

Ojos descansados: Vivimos en un mundo altamente tecnológico en el que estamos rodeados de pantallas: teléfono móvil, tablet, ordenador, televisión… Abusar de estos aparatos cansa la vista y aporta a nuestros ojo un aspecto poso saludable. Limita su uso, tu cuerpo y tu entorno te lo agradecerá.

Medicina estética: La mejor forma de borrar las primeras líneas de expresión del contorno de los ojos e incluso frenar la aparición de más arrugas es un tratamiento combinado de carboxiterapia y mesoterapia. ¿Tienes dudas? No te preocupes, ven a Infinity Clinic y un médico te valorará gratuitamente.

www.infinityclinic.es

¿Operación post verano?

¿Qué tal el verano #Infinities? ¿Habéis tenido vacaciones? Esperamos que sí y que las hayáis disfrutado al máximo porque seguro que esos buenos momentos los vais a echar de menos durante el resto del año 😉 .

Mucho se habla en blogs y revistas de belleza y salud sobre la operación bikini / bañador cuando se acerca el buen tiempo y la oportunidad de vestir con ropas más fresquitas. Pero, nosotros nos preguntamos, ¿Qué pasa con los kilitos que hemos ganado durante el verano? Muchas personas tienen la disciplina de seguir practicando deporte y de comer supersano durante sus vacaciones, pero que levante la mano quien durante esos días se olvida de las rutinas sanas y simplemente se deja llevar, y disfrutar…

Bueno si ese es tu caso, este post está pensado y escrito para ti. En este artículo queremos hablarte de como reiniciar tu sistema para volver “al buen camino” de la dieta saludable, el ejercicio regular y de otros mimos diarios. ¡Esperamos que te ayude!

Practica ejercicio: Sí, es vital para poner tu cuerpo en funcionamiento, aunque aún haga calor y te dé pereza, tienes que hacerlo. ¡Nada de excusas! Pero como acaba de empezar el nuevo curso te dejamos que elijas el que más te apetezca. Te proponemos que te apuntes a clases de zumba, batuka o bailes latinos, en las que podrás seguir escuchando canciones veraniegas, por lo que la transición debería de costarte menos 😉 Es una disciplina aeróbica, tonificante y divertida ¿Alguien da más?

Bebe dos litros de agua diarios: es tiempo de depurar tu organismo. Si has pasado tus vacaciones tumbad@ al sol, seguramente no te hayas hidratado lo suficiente o habrás sustituido el agua por otro tipo de líquidos. Desde hoy toma conciencia de las necesidades de tu cuerpo y recupera el hábito de beber mínimo ocho vasos diarios de agua, además te limpiar algunos órganos, eliminarás los líquidos que has retenido e hidratarás la piel.

Dieta saludable: Ya sabes lo que quiere decir… Come cinco veces al día, no te saltes nunca el desayuno, no piques entre horas y prioriza las legumbres, verduras, carnes blancas y pescados ¡Y no te olvides de la fruta! Aparca por unas semanas los apetitosos helados, los fritos, el alcohol, comida preparada, el chocolate…

¿Has vuelto a fumar?: Seguro que conoces a alguna persona que te ha dicho que iba a dejar de fumar en verano –¿lo ha conseguido?- o algún fumador ocasional que se ha enganchado durante sus vacaciones…Así es, parece ser que estar ocioso es la peor medicina para eliminar malos hábitos de tu rutina. Si has vuelto a fumar o has fumado más de lo habitual toca armarse de buena voluntad para abandonar este mal hábito que ataca a todo tu organismo.

Tratamiento de belleza: Y para terminar esta puesta a punto post veraniega nos centramos ahora en la piel. Después de las numerosas exposiciones solares es muy importante que renueves la dermis del rostro y cuerpo. Mímate, y recupera la salud de tu rostro con un peeling químico o una sesión de mesoterapia para devolver a tu piel la hidratación, elasticidad y luz que se merecen, además de borrar manchas solares y líneas de expresión.

Durante el mes de septiembre puedes realizarte un peeling químico en #InfinityClinic a un precio de escándalo, o si lo prefieres, puedes reservar tu tratamiento y empezarlo cuando tú quieras. Te dejamos con la promoción y esperamos verte pronto por la clínica. Te recordamos que la primera visita es totalmente gratuita.

www.infinityclinic.es

oferta peeling infinity clinic